Hace unos meses se inauguró el nuevo Foro de Investigación sobre el Síndrome de Fatiga Crónica / Encefalopatía en Bélgica, sustituyendo al antiguo foro de Yahoo durante más de 3 años de vida, con la intención de ser el primer foro de investigación en español sobre el SFC, el SMM y la Fibromialgia, donde discutir y compartir información de forma rigurosa, de la que os animo a formar parte.

En la sección Presentación y Bienvenida del foro encontrará un artículo que define cada una de las tres enfermedades principales de las que se ocupa el foro. El excelente artículo ¿Qué es el SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA (SFC)? fue preparado por el moderador del foro y se me pidió que escribiera el artículo ¿Qué es la SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE? una propuesta que he aceptado con gusto porque para mí es un honor.

El artículo fue posteriormente traducido al inglés y al alemán y publicado en The Canary Report, Environmental Medicine Matters y CSN Blog.

¿QUÉ ES LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE?

En las enfermedades de sensibilidad química múltiple, la persona afectada pierde la tolerancia a las sustancias químicas del medio ambiente que normalmente son toleradas por otros. Por esta razón, se considera una enfermedad de “baja dosis”. Esta enfermedad se desencadena en personas con una predisposición genética similar a la de la FM y el SFC por exposición a sustancias químicas, casi siempre en concentraciones que no son consideradas tóxicas por la toxicología clásica (…) Los síntomas del SMD pueden variar de leves a graves e incapacitantes. Los más comunes son: fatiga, déficits cognitivos (problemas de memoria, falta de concentración, etc.), dolor muscular y problemas gastrointestinales. Otros síntomas son: problemas respiratorios, problemas dermatológicos, dolores de cabeza, sensibilidad visual y auditiva y muchos otros. Además de estos síntomas incapacitantes, las personas con SCM tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedades tiroideas autoinmunes y otras como el lupus, la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple (Clara Valverde, Iñaki Markez y Cristina Visiers). Editorial OM, colección Prometheus / 2010/ Manual de comunicación para la práctica:FM,SFC,SQM)

SÍNTOMAS

Más del 15% de la población general tiene mecanismos de respuesta excesivos a ciertos estímulos químicos o ambientales. En el 5% de los casos, estos procesos son claramente patológicos y superan la capacidad de adaptación del cuerpo, generando manifestaciones cutáneas, respiratorias, digestivas y neuropsicológicas, a menudo crónicas y persistentes. El tipo de estímulos desencadenantes es variado, pero predominan los agentes químicos y la radiación ambiental”. (J. Fernández-Solà y S. Nogué Xarau. Sensibilidad química y ambiental múltiple. Para ser actualizado. 14 a 20 de septiembre de 2007. N. 1.662)

  • Odinofagia, disgeusia, sequedad de boca, tos seca, picor o goteo de garganta, afonía o disfonía
  • disnea, dolor en el pecho o palpitaciones
  • Dolor de cabeza, sensación de peso o tensión en la cabeza, entumecimiento o desorientación
  • Molestias nasales (picor, escozor, sequedad, goteo nasal, estornudos)
  • Cansancio, astenia, fatiga, mialgia o debilidad
  • Las malas condiciones generan
  • Anorexia, náuseas, vómitos, dolor abdominal o disfagia
  • Trastornos oculares (picor, lagrimeo, irritación, visión borrosa, etc.)
  • Ansiedad, angustia
  • Mareos, vértigo, inestabilidad
  • Distermia

 

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

  • Es una enfermedad crónica, por supuesto.
  • Las manifestaciones se reproducen mediante la exposición repetida al agente.
  • Los síntomas se presentan en exposiciones a concentraciones muy bajas.
  • La sensibilidad mejora o desaparece cuando cesa la exposición. 5.
  • La misma respuesta se obtiene cuando se expone a varios productos no relacionados.
  • Los síntomas afectan a una variedad de sistemas y dispositivos del cuerpo

Fernández-Sola y Noguera, también indican que

El concepto de sensibilidad no debe confundirse con el de alergia, inflamación, autoinmunidad o somatización, con los que tiene similitudes sintomáticas pero diferencias patógenas evidentes.

Los pacientes con múltiples sensibilidades químicas y ambientales suelen tener comorbilidades en forma de fatiga crónica, fibromialgia, intestino irritable, síndrome de sequedad, cistitis irritante y distimia. La presencia de estas condiciones asociadas puede agravar los síntomas de sensibilidad.

Su diagnóstico se basa en criterios clínicos.

No hay ningún tratamiento específico disponible. Es esencial evitar la exposición repetida a los agentes precipitantes.

No obstante, la afección puede ser crónica, persistente y reducir la calidad de vida de los pacientes.

Resumen

La sensibilidad química múltiple (SCM) es una condición adquirida de evolución crónica caracterizada por la presencia de síntomas de intensidad variable que aparecen incluso a bajos niveles de exposición química y que afectan a diversos órganos o sistemas. El desencadenante puede ser una única exposición a una dosis elevada o exposiciones múltiples y repetidas a una o más sustancias. Al comienzo de la condición, las exposiciones más comúnmente descritas son los plaguicidas y los disolventes orgánicos. Se presentan dos casos clínicos con un diagnóstico de SCM relacionado con exposiciones ocupacionales. Se describen las comorbilidades y la progresión crónica con un impacto negativo en la calidad de vida, como se evidencia en la aplicación del cuestionario del Inventario Rápido de Exposición y Sensibilidad Ambiental (EQESI). Como en la mayoría de los casos, es difícil controlar la exposición en el lugar de trabajo, incluso cuando el trabajo se traslada, ya que muestran síntomas incluso a bajos niveles de contaminación que son tolerados por otros trabajadores. Por último, si la DCP es el resultado de una exposición ocupacional, se respeta la definición de enfermedad ocupacional establecida en la legislación nacional. Uno de los retos actuales es crear espacios de difusión del conocimiento sobre esta enfermedad que faciliten su diagnóstico y reconocimiento como enfermedad profesional.

Comparte esto: